Los pensamientos, las emociones e incluso las personas, son “eventos”, situaciones “temporales”, por lo que es necesario no apegarse a nada, simplemente dejar fluir. Y es por eso que hoy te invitamos a apreciar todo aquello que tienes y rodea, mientras permanezca contigo, y déjalo ir sin trauma cuando deba irse.

Deja todo fluir, no te aferres a resentimientos, no te apegues a los miedos, mucho menos a “algo o alguien” que desea cortarte las alas, porque al final, todo tiene su momento, y cada momento, cada oportunidad, solo llegará si tienes la mente tranquila y el corazón abierto, esperando entregarse.

Cada día perdemos más ese vínculo tan especial y asombroso que desde nuestros primeros años vamos cultivando con nosotros mismos. Esa conexión con nuestro ser interno, que al perderla, nos impide ser felices por vivir apegados a un “algo o alguien” que debió ser colocado en su momento como lo que fue en nuestras vidas, un pasajero.

Es tiempo de ser como “olas”, sí, como las “olas del mar” y así como si fueran ellas, hacer que nuestras vidas avancen como “olas de la vida” en libertad, felicidad, desapego, entusiasmo.

¡Anda! Déja atrás todo eso que te mantiene atado(a) a eso que te hace perder la conexión contigo mismo (a) y levántate, arriésgate, sé libre y feliz sin miedo a nada ¡Ahora y para siempre!

advert-image